Manuel Rubio, gerente de UNIDATA, empresa tecnológica murciana dedicada a ofrecer soluciones globales a las compañías y Socio Certificado de AHORA,haaplicado estas máximas a lo largo de su vida profesional.

Manuel Rubio supo que lo suyo era la informática desde que era pequeño. Su padrino fue el “culpable”… Aquellas historias de ordenadores, de máquinas que, en aquella época, casi parecían Ciencia Ficción le despertaron un interés por la profesión del que nada ni nadie pudo hacerle cambiar de idea. Tras varios imprevistos académicos y algunas zancadillas profesionales, cualquier otro hubiera abandonado pero la tenacidad y la capacidad de reacción le han hecho superar todos los contratiempos.

Actualmente al frente de UNIDATA, empresa con sede en Murcia creada con el objetivo de ofrecer soluciones globales de alto nivel para PYMES y Socio Certificado de AHORA, Manuel apuesta por la innovación constante para aumentar la productividad y contribuir a la humanización del trabajo de sus clientes.

Manuel Rubio, Gernente de UNIDATA

Para quien no te conozca Manuel, cuéntanos un poco tu historia.

Nací en Cartagena en 1963 y sigo viviendo aquí. Soy el mayor de tres hermanos. Crecí en una familia humilde y trabajadora, desde pequeño me enseñaron a valorar lo importante… Me encanta vivir cerca del mar, suelo hacer algo de deporte semanalmente, mantengo amistades de toda la vida con las cuales sigo compartiendo momentos de ocio…. Estoy casado desde hace 25 años, tengo una hija de 22 y un hijo de 19, de los cuales me siento muy orgulloso. 

¿Cómo llegaste a este sector? ¿Cuál es tu formación/experiencia?

Cuando aprobé Selectividad quise estudiar Informática, pero la Facultad de Informática de Murcia aún no se había constituido. Estaba previsto que arrancara el año siguiente. Así que decidí matricularme en la Escuela Técnica de Ingenieros con la idea de poder convalidar algunas asignaturas cuando entrara en Informática en el siguiente curso. Pasó ese año e hice las pruebas de acceso en la Facultad de Informática. Recuerdo que la demanda era muy grande. Alrededor de 100 plazas para más de 800 solicitudes. No pasé los psicotécnicos y no logré plaza. Entonces me matriculé de nuevo en Ingeniería pero, como no me conformaba con la situación, decidí abordar al Director de la Facultad de Informática. Con 19 años y “con un temblor de piernas que no lograba controlar” entré en el despacho del Director y, durante más de dos horas, le conté mi historia e intenté convencerle de que tenía que cursar informática. No lo conseguí… Pero al cabo de dos días, me encontré con el Director y me dijo que me habían aceptado.

Siempre tuve claro que quería estudiar informática. El “culpable” fue mi padrino. Yo tenía devoción por él. Era ingeniero en el departamento de telecomunicaciones de Telefónica en Madrid y, desde niño, me contaba historias de ordenadores, de máquinas… me hablaba de su trabajo…

Si no hubiera sido informático, me hubiera gustado ser arquitecto. Era mi segunda opción. Se me daba muy bien el dibujo técnico. Pero tenía que trasladarme a Madrid y mis padres no tenían recursos para ello.

Cuando terminaste la universidad y pensabas en el futuro, ¿dónde te veías? ¿Te imaginabas al frente de una empresa como UNIDATA?

No, no. No llegué a terminar… al menos en aquel momento. Los tres primeros años de carrera me fueron muy bien. Pero en mi cuarto año cometí un gran error… me puse a trabajar. La demanda de informáticos era muy alta y me convencieron para incorporarme en una empresa cuando solo me quedaban tres asignaturas para acabar.

No fue hasta 8 años después, el mismo año en que me casé, que decidí acabar la carrera… me matriculé con 30 años… No fue nada fácil. Aquellas asignaturas supusieron para mí el  mismo esfuerzo que el resto de la carrera. Fue durísimo retomar la dinámica de estudio y compaginarlo con el trabajo. Pero valió la pena por mis padres. Se lo dediqué a ellos. Tenían una espinita clavada. Era el único de sus tres hijos que había estudiado una carrera universitaria pero no la había terminado. Para ellos era una especie de fracaso. Yo no sentía la necesidad de terminar la carrera, llevaba años trabajando y me iba bien. Pero cuando acabé me sentí realmente satisfecho por ellos.

Equipo UNIDATA

¿Cuál es tu trayectoria previa a UNIDATA?

Después de un año en aquella primera empresa dedicada al sector de la construcción, empecé en el grupo “LA MOLINERA”, una conservera. Allí estuve dos años. Programaba en RPG y COBOL (Sist 38 de IBM). Después pasé a una empresa del sector hortofrutícola y, finalmente, empecé en el grupo “LICOR 43”.

Estuve allí durante 21 años. Primero como técnico/programador. Luego fui ascendiendo en la empresa y me convertí en el responsable del Área de Desarrollo. Trabajábamos con AS 400 de IBM. Le dimos un cambio total a la empresa.

En el año 2008/2009 entró a dirigir el grupo la tercera generación familiar. Al poco, incorporaron a una persona de SAP R3 y la pusieron por encima de nosotros. Después hicieron una reestructuración de personal y, de un día para otro, nos hicieron una propuesta de reducción de jornada. El sueldo también se reduciría a la mitad… Si no la aceptábamos, nos daban como opción el despido. Con 45 años y dos niños pequeños llegaron algunas dudas. Al final acepté el despido. La compensación me sirvió como colchón para afrontar los meses siguientes.

Y entonces me tuve que reinventar. Caí en la cuenta de que no sabía nada de SQL, Microsoft… Yo sabía de negocios, de cómo funcionaba una empresa… Estuve un tiempo formándome: Máster en Logística, MP de Proyectos en la UPV de Valencia… Esa época también me sirvió para relacionarme y conseguir contactos.

En 2010, la empresa de tecnología BITEC (Business Intelligence Technology), buscaba un comercial. Yo nunca había ejercido de comercial y me creaba muchas dudas. Consulté con un coach que me estaba ayudando en aquellos momentos y me dijo que yo iba a vender más que nadie: “Otros comerciales no tienen experiencia en el sector, pero tú sabes de lo que hablas”.

Y así fue. Estuve cuatro años en BITEC. Descubrí mis habilidades para transmitir confianza, aprendí a gestionar y cumplí con creces todos los objetivos que me marcaron durante esos cuatro años.

¿Cómo nació tu compañía? ¿De dónde surgió el nombre de la empresa?

Tengo un amigo de la facultad, Silverio Martínez. Tiene una empresa dedicada al sector Notarías, siendo líder en el mismo con un producto propio “Notin”. En 2014 Unidata se dedicaba a temas de HW pero sin mucha fuerza, es cuando decidimos orientarnos seriamente a la PYME con soluciones y servicios con el fin de diversificar el negocio y no centrarse solo en Notarías. En 2014 montamos la nueva línea de negocio de software desde cero. En aquel momento UNIDATA no tenía logo, ni marca… se montó todo desde el principio, creamos el plan estratégico a 5 años, contratamos gente del Grupo UNIDATA, firmamos con AHORA y nos convertimos en Socios Certificados.

¿Qué es lo que te hace sentir más orgulloso de UNIDATA y de tu desempeño?

Lo que me hace sentir más orgullo de UNIDATA es lo que nos dice la gente cuando nos llama: “Nos han hablado muy bien de vosotros”. Prácticamente no tengo comerciales. Los clientes llegan por el boca a boca y también por la web. En la línea de sistemas sí tenemos departamento comercial. Patrocinamos al Club Triatlón de Murcia y la gente los distingue como “Los chicos de UNIDATA”. Son cosas que me hacen sentir muy bien.

¿Cuál es el mayor desafío al que te enfrentas en tu día a día?

Son varios: que la gente esté contenta, la motivación de los empleados, para mi es súper importante… mantener la plantilla… que los clientes estén bien atendidos…

¿Cuál ha sido para ti el momento de mayor satisfacción dentro de la empresa? ¿Y el más complicado?

El momento más complicado llegó en 2017. Me quedé sin el equipo original en plena vorágine de crecimiento. Pensamos que era el fin de la empresa… Pero luego te das cuenta de que nadie es imprescindible. En 2018, crecimos un 30% sobre el año anterior. Los momentos de mayor satisfacción son los de la firma de nuevos proyectos.

¿Con qué trabajabais antes (SAGE…SAP…)? ¿Cuál ha sido la trayectoria de la empresa?

Con NAVISION, (Dynamics NAV). ERP de Microsoft.

¿Qué factores tuvisteis en cuenta a la hora de incluir las soluciones de AHORA en vuestro portfolio?

La cercanía, el trato, conocer a las personas… Venía de NAVISION donde no conocía a nadie.

¿Cómo reaccionan los clientes cuando ofertáis soluciones desarrolladas en Valencia? ¿Qué pros o contras supone que la Fábrica esté en Valencia/España? ¿Es una ventaja competitiva frente a proveedores internacionales?

Hay clientes que valoran que el producto sea de aquí. Hay otros que buscan soluciones internacionales porque tienen delegaciones fuera de España. Hay otros que quieren funcionalidades que AHORA les permite y otras soluciones no.

Después de tu experiencia, ¿consideras que las soluciones de AHORA pueden competir al mismo nivel que las que ofrecen los grandes fabricantes internacionales? ¿Qué destacarías del producto?

El producto de AHORA es muy potente, muy completo. Buscando la excelencia, siempre trabajamos para incorporar nuevas funcionalidades que suplan posibles carencias.

En el mercado actual cada vez cobra más fuerza la especialización, ¿hasta qué punto el cliente busca un software más horizontal más abierto o busca otras opciones, un software más verticalizado?

El cliente busca un software que le acompañe en su crecimiento. Busca soluciones que le ayuden a salir de su estancamiento.

¿Con qué soluciones de AHORA trabajas? ¿Trabajar con AHORA y FLEXYGO te ha abierto más posibilidades a la hora de conseguir clientes?

Trabajamos desde el inicio con AHORA y adquirimos experiencia con la primera herramienta RAD que realizaron, AHORA Framework. En estos momentos hemos apostado por traspasar todos esos desarrollos y productos a  FLEXYGO.

Instalaciones UNIDATA

¿Qué tipo de clientes son los vuestros?

Nuestros clientes son grandes empresas del sector servicios, obras, construcción, sector cárnico, café…

¿Los clientes os piden las soluciones de AHORA específicamente?

Ya empiezan a pedirlo. No muchos, también es verdad, pero la marca va adquiriendo cierta visibilidad.

Como sabes, AHORA invierte mucho esfuerzo en la relación con sus socios, buscando ir más allá del compromiso entre fabricante y distribuidor de software. ¿Cuál es tu opinión sobre el modelo abierto y colaborativo de AHORA? ¿Qué aportan (o qué podrían aportar) los socios para mejorar el modelo?

Los Socios Certificados de AHORA aportamos el tema de la calidad de la integración, probamos las versiones. El software es revisado por software. En fábrica son capaces de sacar versiones cada hora. Nosotros mandamos en su día dos personas a Valencia para adquirir y compartir conocimiento directamente en Fábrica. Si cada Socio Certificado tiene algo que controla muy bien, que lo aporte.

AHORA se esfuerza por cuidar al Canal y a ello se deben por su estrategia. Es un momento único. Somos muchos Socios Certificados y la calidad del servicio es la clave en la que hay que poner el foco.